Información importante sobre cookies: La Sede Electrónica de la Dirección General de Tráfico utiliza cookies propias para mejorar la navegación. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos acepta su uso.  

Sede Electrónica

Ministerio del Interior Dirección General de Tráfico A tu lado vamos todos

Sede electrónica

sede.dgt.gob.es

Miércoles, 13 diciembre 2017 06:20

Tarjeta ITV electrónica

El objetivo del proyecto de tarjeta ITV electrónica (eITV)  consiste en establecer un canal de comunicación entre los Fabricantes e Importadores de Vehículos (FIR),  con las Administraciones Públicas implicadas en los procesos de homologación y matriculación de los vehículos.

Hasta ahora, el proceso que se debía seguir para matricular un vehículo tenía una serie de pasos: los fabricantes tenían que aportar presencialmente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (en adelante MINETUR) una serie de documentos, el MINETUR comprobaba que el fabricante estaba inscrito en el Registro de Firmas de Fabricantes y Representes, que el vehículo que quería matricular tenía pasada la homologación Nacional o Europea correspondiente, que la Conformidad de la Producción de dicho fabricante era adecuada y en su caso, autorizaba al fabricante para emitir las tarjetas ITVs en soporte papel. El fabricante tenía que personarse de nuevo en el MINETUR para proceder a comprar  dichas tarjetas y posteriormente tenía que imprimirla una a una en impresoras matriciales. Estas tarjetas se enviaban a los concesionarios y, en ocasiones, a entidades financieras a través de servicios de mensajería hasta que finalmente, con la venta del vehículo al ciudadano final, llegaban a la Dirección General de Tráfico para su matriculación. Posteriormente, copias de estas tarjetas debían ser distribuidas a diferentes administraciones estatales y autonómicas para facilitar el ejercicio de sus competencias.

Como puede deducirse este modelo hace que los fabricantes incurran en un coste muy alto a la hora de solicitar la autorización de las tarjetas, comprarlas, imprimirlas, gestionar los errores de estas impresiones, así como a la hora de distribuir las tarjetas ITVs entre los distintos actores implicados para su posterior matriculación. El tiempo que exigen todos estos procesos manuales es bastante elevado y la seguridad está comprometida, no sólo la seguridad de la tarjeta en sí que puede ser sustraída en cada movimiento sino que las autoridades no pueden introducir ningún mecanismo de control exhaustivo para garantizar los datos que aparecen en las tarjetas.

En aras de solventar estos problemas, se han tenido que sustituir por procedimientos electrónicos todos los procedimientos presenciales que tenía el MINETUR en relación con la autorización y control para emitir ITVs así como todos los procedimientos presenciales que tenía la DGT para informar los datos técnicos de un vehículo de cara a su matriculación. Los envíos presenciales de documentos se han sustituido por servicios web y la tarjeta ITV en cartón ha pasado a ser un XML.

La eITV y matriculación electrónica es un claro ejemplo de cómo la innovación en las TIC aplicada a la gestión administrativa redunda en un ahorro de costes significativo para un sector industrial, aporta un valor añadido al ciudadano al reducir significativamente el tiempo de matriculación de un vehículo, aumenta la fiabilidad de los datos de que dispone la Administración y proporciona a las autoridades competentes mecanismos de control y seguridad impensables hasta el momento.

Este servicio aporta beneficios significativos a todos los actores involucrados: al sector empresarial (fabricantes e importadores de vehículos y concesionarios), a las administraciones públicas y  a los ciudadanos.

Para el sector empresarial (fabricantes e importadores de vehículos y concesionarios):

Para ellos este proyecto les permite mejorar la productividad en los procesos de autorización de emisión de tarjetas  ITV así como de envío y matriculación de las mismas.

Por otro lado implica un gran ahorro de costes ya que por un lado se eliminan todos los desplazamientos presenciales al MINETUR y a la DGT necesarios anteriormente para emitir tarjetas ITV y para la matriculación de vehículos. Además los Fabricantes e Importadores de vehículos (FIR) no necesitarán mantener las impresoras matriciales e imprimir una a una todas las tarjetas ITV. Otro ahorro de costes importantes vendrá por la parte de la logística, con el nuevo proyecto no será necesario enviar físicamente las distintas copias físicas de las tarjetas a los agentes implicados y la subsanación de errores no supondrá la recuperación de todas las tarjetas enviadas para volver a imprimirlas nuevamente.

Además de manera indirecta, el nuevo sistema acorta significativamente los tiempos de almacenamiento de un vehículo hasta su venta y matriculación, redundando en otro ahorro adicional de costes para todo el sector de la automoción.

Otra ventaja importante del servicio es el incremento de la seguridad en la transmisión de las tarjetas antes de su matriculación. Este punto es muy importante ya que la sustracción de las mismas en esta etapa supone la sustracción del vehículo.

A su vez los fabricantes podrán ahora consultar, rectificar o cancelar de manera electrónica, los datos aportados. También conocerán en todo momento el estado de sus solicitudes tanto en el MINETUR como en la DGT, así como de las tarjetas enviadas.

Para el ciudadano

Permitirá reducir el tiempo de matriculación de un vehículo de manera sustancial, ya que el concesionario podrá poner a disposición del ciudadano el vehículo mucho antes y además facilitará las gestiones para la liquidación de los impuestos asociados a la matriculación de un vehículo.

Para las Administraciones Públicas

De cara a las administraciones públicas este servicio supone una mejora de productividad significativa en los procesos tanto de autorización y control de las tarjetas ITV por parte del MINETUR y la DGT así como en la matriculación del vehículo.

A su vez incorpora una serie de medidas de seguridad, como canales seguros de comunicación, uso de la firma electrónica y de los registros electrónicos que garantizan la autenticidad, integridad y confidencialidad de los datos aportados.

La Administración gana también en la calidad de los datos aportados en las tarjetas eITV puesto que se evitan los errores de datos. El Registro General de Vehículos ya no se alimentará manualmente sino que todo el proceso será telemático y los datos serán fiables al ser anotados en origen por el fabricante o importador.

Por otro lado la informatización de todos los datos permitirá a las administraciones públicas establecer mecanismos de control que hasta ahora eran imposibles de poner en marcha. Contarán con bases de datos de tarjetas ITV que les permitirán realizar cualquier comprobación de cara a detectar posibles fraudes o irregularidades en la emisión de tarjetas y en la matriculación de los vehículos.

El proyecto de eITV y matriculación telemática afecta a  más de un millón de vehículos que se matriculan anualmente en el país, por tanto es considerable el ahorro de tiempo, de costes y la mejora de la calidad del proceso de matriculación de vehículos en España.

En la disposición final primera del Real Decreto 667/2015 por el que se modifica el Reglamento General de Circulación se establece la modificación del Reglamento General de Vehículos aprobado por el Real Decreto 2822/1998 de 23 de diciembre.

A continuación el contenido:

Disposición final primera. Modificación del Reglamento General de Vehículos, aprobado por el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre.

El número 4.º del apartado A) «Matriculación ordinaria», del anexo XIII «Matriculación», del Reglamento General de Vehículos, aprobado por el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, queda redactado del siguiente modo:

«4.º Tarjeta de inspección técnica que podrá emitirse en soporte papel o en soporte electrónico. No obstante lo anterior, las tarjetas de inspección técnica tipo B para vehículos de categoría M o N, y tipo BL, deberán estar emitidas de forma obligatoria en soporte electrónico.

Si el vehículo es de importación, se presentará el documento único administrativo (DUA) o documento alternativo, en caso de proceder de un Estado parte del Acuerdo EEE distinto de España, salvo que en la tarjeta de inspección técnica conste la diligencia de importación.»

 

Disposición final cuarta. Entrada en vigor.

1. Este Real Decreto entrará en vigor el 1 de octubre de 2015.

2. No obstante, lo dispuesto en la disposición final primera, en concreto en el último inciso del párrafo primero del número 4.º, sobre obligatoriedad de emisión de tarjetas de inspección técnica en soporte electrónico, entrará en vigor en las siguientes fechas:

a) 11 de noviembre de 2015, para las tarjetas de inspección técnica tipo B de los vehículos de categoría M o N.

b) 11 de mayo de 2016, para las tarjetas de inspección técnica tipo BL.

 

Los Fabricantes e importadores que actualmente ya están emitiendo las tarjetas ITV tipo B en formato electrónico son:

  • GRUPO VOLKSWAGEN (Seat,Volkswagen,  Audi y Skoda)
  • Alianza Renault-Nissan (Renault, Nissan y Dacia)
  • BMW (BMW, MINI y BMWi)
  • Grupo PSA (Citroen y Peugeot)
  • Mazda
  • Honda
  • Grupo Daimler (Mercedes Benz, Mercedes AMG y Smart )
  • Volvo
  • Scania
  • Porsche
  • Jaguar
  • LandRover

Los Fabricantes e Importadores de vehículos (FIR) mandarán los datos necesarios y solicitarán la autorización para emitir eITVs, el MINETUR accederá a los distintos sistemas internos y validará los datos aportados y en caso afirmativo autorizará a los FIR para realizar dicha emisión. Podrá llevarse a cabo el intercambio de datos en estos procedimientos entre el MINETUR y los FIR tanto por Servicios Web como mediante una aplicación web, a través de la cual los FIR sabrán en todo momento el estado de su solicitud.

Los FIR crearán los XML con los datos de los vehículos cuya ficha técnica (ITV) desean emitir y mediante Servicios Web los mandarán tanto al MINETUR como a la DGT.  Si en este proceso el FIR incurre en un error podrá cancelar las fichas técnicas emitidas y volverlas a mandar corregidas, siempre que no se hayan matriculado.

Para garantizar la máxima seguridad, se incluyen controles cruzados para la comunicación de cualquier incidencia relativa a la tarjeta electrónica inscrita. Desde DGT se consultará al MINETUR en el momento de la inscripción de la tarjeta por parte del FIR para comprobar que dicha tarjeta no presenta ningún impedimento. MINETUR consulta a DGT para conocer el estado de la tarjeta antes de permitir una rectificación o cancelación.

En la DGT, una vez recibida la tarjeta ITV en formato electrónico, ésta pasa por un validador de los datos técnicos del vehículo. El objetivo es garantizar la coherencia de los datos enviados por el fabricante y realizar, en este punto del proceso, las validaciones que tradicionalmente se producen en el momento de la matriculación. Desde el momento en que la tarjeta pasa este filtro, los datos permanecen inalterados hasta su matriculación (salvo rectificación del FIR).

El sistema EITV de la DGT se apoya en una extensión del Registro General de Vehículos: el Registro de Vehículos Prematriculados (RVP). Este Registro contiene los datos de las tarjetas ITV, en formato electrónico, de un vehículo durante toda su vida, comenzando cuando se solicita la “prematriculación”, es decir, la inscripción del vehículo aún no matriculado en la DGT. A cada vehículo prematriculado, la DGT asigna un identificador único: el número de identificación del vehículo (NIVE). La unicidad del NIVE evitará en el futuro los problemas actuales derivados de duplicidades de bastidor.

A partir de ese momento, la tarjeta pasa por diferentes sistemas de la DGT que trasladan a la tarjeta electrónica el flujo de custodia de la tarjeta cartón entre los actores intervinientes en el proceso hasta que el concesionario libera la tarjeta para su matriculación al venderla al cliente final.

Los sistemas de DGT también permiten la consulta por parte de otras Administraciones de los datos técnicos necesarios para el ejercicio de su competencia, eliminando el envío de las copias en papel de las fichas técnicas. También permitirá actuar a los cuerpos policiales para bloquear tarjetas por diferentes causas antes de que lleguen a matricularse, contribuyendo a luchar contra el fraude en materia de vehículos.

Una vez liberada la tarjeta, el vehículo puede matricularse. Este proceso se puede realizar como siempre de forma presencial en Jefaturas de Tráfico o bien de forma telemática a través del servicio web de matriculación telemática, que utilizan los Colegios de Gestores Administrativos en virtud de la Encomienda de Gestión firmada con la DGT. En este caso, el sistema del Gestor consultará el RVP para rescatar los datos técnicos necesarios para liquidar los impuestos de las diferentes Administraciones y enviará un XML firmado digitalmente con la solicitud de matriculación, donde no tendrá que informar ningún dato técnico del vehículo, sino tan solo el NIVE.

Cuando la DGT recibe dicha solicitud de matriculación, una vez pasada por su Registro Telemático, se procede a validar los datos de negocio de la matriculación y a recuperar los datos de la tarjeta ITV electrónica del RVP para grabarlos en el Registro General de Vehículos, donde se almacena una información totalmente fiable gracias a los anteriores procesos electrónicos.

El sistema de matriculación telemática devolverá al Gestor un permiso de circulación provisional con la matrícula asignada y una copia de la tarjeta ITV electrónica, con lo que el ciudadano podrá tramitar el seguro obligatorio y comenzar a circular con su vehículo sin mayor demora, pasando la matriculación de vehículos de ser un proceso extremadamente burocrático, de varios días, a tramitarse completamente en minutos.

Para más información, los Fabricantes e importadores deben ponerse en contacto con la DGT.